Archivo Sección

Política & Economía

Dejanos acá tu comentario o sugerencia

La deuda tomada para financiar el déficit fiscal es la causa del dólar barato, sostuvo IDESA Para la entidad, el equilibrio del sector público haría más competitiva la economía del país

Por

Buenos Aires, may 20 (ANP)- La deuda tomada por el Estado nacional y las provincias para financiar el déficit fiscal es la que provoca una abundancia de dólares que presiona a la baja al tipo de cambio, por lo que el equilibrio de las cuentas públicas haría “más atractiva” a la economía argentina, mejoraría la balanza comercial y generaría “más incentivos para invertir en el país”, sostuvo hoy el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA).

“El déficit externo no se corrige con proteccionismo sino evitando el excesivo endeudamiento por el alto déficit fiscal”, indicó la consultora en su último informe, en el que concluyó que “para reducir el desequilibrio extern hay que reducir el déficit fiscal”.

Al respecto, señaló que en 2017 las importaciones de bienes superaron a las exportaciones en US$ 5.000 millones, el pago de servicios al exterior (fundamentalmente, turismo) superó a las ventas en US$ 10.000 millones y el pago de remesas de empresas extranjeras en el país a sus casas matrices y la compra de dólares por parte de argentinos alcanzó los US$ 15.000 millones, lo que totaliza un déficit de divisas de US$ 30.000 millones.

Como contrapartida, el  Estado nacional y los provinciales tomaron deuda externa por unos US$ 34.000 millones para financiar sus déficits fiscales y las empresas privadas tomaron deuda externa por unos US$ 5.000 millones, lo que hace un total de US$ 39.000 millone.

“Estos datos muestran que los dólares generados por exportaciones y ventas de servicios a extranjeros fueron muy inferiores a los dólares demandados para pagar importaciones, hacer turismo, pagar otros servicios contratados en el extranjero, atesorar dólares y enviar remesas al exterior”, destacó IDESA, que a su vez remarcó que ese desequilibrio “fue cubierto con dólares que ingresaron por nueva deuda pública y privada contraida en el exterior”.

En consecuencia, apuntó la consultora, “el déficit fiscal financiado con deuda externa produce una abundancia que presiona a la baja el tipo de cambio”.

“Si el Estado tomara menos deuda externa, el tipo de cambio tendería a ser más alto con lo cual habría más exportaciones y menos importaciones, habría menos turismo en el exterior, Argentina sería más atractiva para los extranjeros y el saldo de remesas sería menos desfavorable ya que habría más incentivos para invertir en el país”, indicó.

Marcos Peña presentará su informe mensual en Diputados, con la crisis financiera de fondo La oposición preguntará sobre el costo de las negociaciones con los bancos para renovar Lebac

Por

Buenos Aires may 20 (ANP) .- Marcos Peña, se presentará este miércoles en la Cámara de Diputados para cumplir con el mandato constitucional que establece que el Jefe de Gabinete debe presentarse ante los legisladores una vez al mes, para rendir cuentas sobre la marcha de la gestión de Gobierno.

Esta vez, lo hará con las crisis financiera como telón de fondo, que lo llevó a postergar una semana su presentación, hasta que se “tranquilizara” la cotización del dólar y se renovará el stock de Lebacs, que en ese momento era de $ 617.000 millones.

Justamente sobre el costo para el Gobierno que tuvo esta última operación apuntarán los diputados de la oposición,, y el pedido de ajuste fiscal hecho por el Gobierno.

Desde el Frente Renovador apuntaron a que, por presiones de los Bancos, ante los que el Gobierno cedió, se cambiaron encajes no remunerados que deben mantener estas entidades con el Banco Central, por LEBACS que pagan un 40% anual

En esa operación entraron “$ 120.000 millones que anualizados con ese porcentaje (de tasa) representan una ganancia de $ 50.000 millones que el país le deberá a los bancos. Este monto es un costo similar a retrotraer las tarifas”, afirmó el massismo el viernes a través de un comunicado.

La situación de Cambiemos en la Cámara de Diputados, donde tiene minoría, no es fácil luego de que la oposición aprobara retrotraer el aumento de tarifas de los servicios públicos a noviembre del 2017.

En el medio, el titular de la Cámara, Emilio Monzó, anunció que jedaría el cuerpo para tomar lugar en una embajada, pero fue convencido de mantenerse en esa estratégica posición, donde el PRO parece no tener reemplazante, luego que los sumaran a la “mesa chica” de la toma de decisiones políticas.

Luego de esta presentación, Cambiemos busca retomar la iniciativa parlamentaria que perdió cuando en abril decidió no dar quorum para debatir el tema de tarifas en Diputados, en una acción que poco le sirvió porque dos semanas después, la iniciativa, fue aprobada por la oposición.

Hasta el momento, la única sesión ordinaria prevista es la del 13 de junio cuando se debería tratar el proyecto de Ley de Despenalización del Aborto.

Comercios se quejan por cobro de comisiones por depositar en efectivo También advierten por la falta de monedas

Por

Buenos Aires, may 20 (ANP)._ La Cámara de Comercio expresó hoy su queja por el cobro de comisión en los bancos por el depósito de dinero en efectivo.

Al mismo tiempo denunciaron la falta de monedas especialmente en el interior del país.

“Es inaceptable que sumado a la enorme presión fiscal y aumento de tarifas, los comercios tengan que pagar por depositar el dinero en los bancos y además tengan problemas por no conseguir las monedas necesarias para dar los vueltos”, expresó Natalio Mario Grinman, secretario de la CAC.

El cobro de comisiones por depósito en efectivo surge de una serie de disposiciones del Banco Central que aplica al manejo de billetes por parte de las entidades.

En relación al cobro de las comisiones por depósitos en efectivo, los principales afectados están siendo las PyMEs, hipermercados, tiendas de electrodomésticos y empresas prestadoras de servicios.

En cuanto a la escasez de monedas en circulación la CAC sostuvo que la situación se incrementó con la salida de circulación de los billetes de denominación de $2 y su reemplazo por monedas de idéntico valor, cambio que al parecer no estar cubriendo las necesidades del mercado.

Prat Gay respaldó la decisión de darle más poder a Dujovne "Si se confirma, es una excelente noticia", sostuvo el ex ministro de Hacienda y Finanzas.

Por

Buenos Aires, may 20 (ANP).-  El ex ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay respaldó hoy la presunta decisión oficial de otorgarle a su predecesor, Nicolás Dujovne, poderes sobre el resto de las áreas ministeriales con injerencia en la economía.

Según varias publicaciones dominicales, el presidente Mauricio Macri, habría tomado la decisión de darle a Dujovne la responsabilidad de ser el “coordinador” del equipo económico con ascendencia sobre Finanzas, Infraestructura, Energía y Transporte, Turismo, Agroindustria, Producción, Interior y Modernización.

“Si esto se confirma es una excelente noticia. Quedó claro que Argentina no puede darse el lujo de tener a Economía dividida en tantos pedazos”, señaló Prat Gay en su cuenta de twitter.  @alfonsopratgay

De esta forma, Dujovne tomaría funciones que estaban bajo la órbita de los vicejefes de gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui.

Prat Gay siempre se pronunció en contra de las divisiones del área económica, situación que además fue uno de los motivos centrales de su alejamiento del gabinete.

De Rivadavia a Macri, las mil y una maneras de administrar eso llamado “Economía” Entre el "superministerio" de Cavallo y los actuales "miniministerios", hubo variantes para todos los gustos

Por
    Buenos Aires, may 20 (ANP) – A partir de mañana, el organigrama del gabinete presidencial seguirá siendo el mismo que rige hasta hoy.
    Sin embargo, por fuera de las formalidades, habrá un cambio que se le reclamaba al gobierno desde su mismo inicio: el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pasará a coordinar toda el área económica que el presidente Mauricio Macri resolvió desperdigar entre ocho carteras y la Jafatura de Gabinete.
   Los supuestos temores a la convivencia con un “superministro” como Domingo Cavallo en los tiempos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa, habría llevado a esta particular estructura administrativa en la que el poder de decisión está tan diseminado que, en definitiva, nadie sabe quién es el que tiene la última palabra. De un extremo a otro, Economía también está buscando su “valor de equilibrio” como el dólar.
   Un ejemplo de esa pulverización del área económica pudo comprobarse desde el inicio de la gestión del actual gobierno. Los subsidios, tema recurrente en la agenda cotidiana de los argentinos, pasa por la órbita de muchos ministerios, pero en ningún caso por el de Hacienda, a pesar de ser un factor eminentemente fiscal. Ni Dujovne ni su predecesor Alfonso Prat-Gay participaron de los anuncios de aumentos tarifarios.
   El propio Dujovne se vio en un aprieto en su última conferencia de prensa y tuvo que ensayar una respuesta de circunstancia cuando se le preguntó quién era el jefe de todos los ministros del área económica.
   Pero habrá que admitir que ese oscuro objeto del deseo llamado “Economía” ha causado desvelos a muchos otros presidentes antes que a Macri. Y un rápido repaso histórico permite comprobar que los cambios fueron muchos más de lo que se cree.
   En la mayoría de los casos, el límite que establecía la Constitución de 1853 en el número de ministerios (5 al principio, 8 a partir de 1898) impedía desarrollar demasiada “creatividad”. Un límite que, obviamente, no tuvieron las administraciones dictatoriales. Pero las constituciones de 1949 y 1994 dejaron librada la cantidad de ministerios a lo que se estableciera por ley.
     Hasta 1898, todo quedaba concentrado en el Ministerio de Hacienda, en una organización estatal que recién comenzaba a delinearse. Así había comenzado en 1826 cuando el primer presidente, Bernardino Rivadavia, designó a quien inevitablemente también fue el primer ministro de Hacienda, Salvador María del Carril, que volvería al la función pública 28 años después como vicepresidente de Justo José de Urquiza.
    Con el inicio de la segunda Presidencia de Julio A. Roca, se dividió el hasta entonces inalterado Ministerio en tres: Hacienda, Agricultura y Obras Públicas. Una distribución funcional que se extendió por 48 años y es, hasta el momento, la que más perduró.
   Los cambios que representó la gestión de Juan Domingo Perón en 1946 tuvieron su correlato en un nuevo organigrama. A lo largo de su Presidencia, se valió -no siempre de manera simultánea- de los ministerios de Hacienda, Agricultura, Finanzas, Industria y Comercio, Asuntos Económicos, Transporte y Obras Públicas.
   Tras el golpe de 1955, la brevedad de la gestión de Eduardo Lonardi no fue un obstáculo para que el área económica tuviera siete ministerios: Hacienda, Finanzas, Industria, Agricultura y Ganadería, Comercio, Obras Públicas y Transporte. Un esquema parcialmente respetado por su sucesor Pedro Aramburu, quien fusionó las carteras de Industria y Comercio.
   El presidente Arturo Frondizi presentó en 1958 una reestructuración que, a grandes rasgos, es la que se mantuvo en la cinco décadas siguientes. Concentró todas las áreas en el Ministerio de Economía (por primera vez tuvo esa denominación), con la excepción de Obras y Servicios Públicos, que continuó con rango ministerial. Hacienda, Finanzas, Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería pasaron a ser secretarías del primero, en tanto Obras Públicas, Transporte, Energía y Comunicaciones secundaron al segundo. Por si no bastara, en una primera etapa contó con la Secretaría de Relaciones Económicas y Sociales (a cargo de Rogelio Frigerio, abuelo del actual ministro del Interior) y, posteriormente, institucionalizó dos entidades que mostraban el interés en la planificación y la coordinación interprovincial: el Consejo Nacional de Desarrollo (CONADE) y el Consejo Federal de Inversiones (CFI).
    Como en estas historias no pueden faltar las curiosidades y coincidencias, el primer ministro de Economía llevaba el mismo apellido que aquel titular de Hacienda de 1826. Fue Emilio Donato del Carril.
   El esquema fue mantenido por Arturo Illia (José María Guido había concentrado todo en el Ministerio de Economía), hasta que el golpe de 1966 marcó el inicio de nuevas alteraciones.
   Los tres dictadores de la denominada “Revolución Argentina” no coincidieron en la materia. Juan Carlos Onganía concentró todo en el Ministerio de Economía y Trabajo; para Roberto Levingston hubo dos carteras: la mencionada de Economía y Trabajo y la de Obras y Servicios Públicos, en tanto el cambio de Alejandro Lanusse consistió en denominar “Hacienda y Finanzas” al primero de los ministerios mencionados.
   Héctor Cámpora, Raúl Lastiri, Juan Domingo Perón y María Estela Martínez volvieron a las fuentes y dejaron todo en manos del Ministerio de Economía, postura que mantuvo el dictador Jorge Videla, si bien por un breve lapso creó el Ministerio de Planeamiento.
   Su sucesor Roberto Viola dejó sin efecto la concentración iniciada por Frondizi y tuvo cinco ministerios: Economía, Hacienda y Finanzas; Agricultura y Ganadería; Industria y Minería; Obras y Servicios Públicos y Comercio e Intereses Marítimos.
   Leopoldo Galtieri retomó la división en dos ministerios (Economía y Obras y Servicios Públicos), que se mantuvo hasta el primer año de la gestión de Carlos Menem, con una interrupción con Reynaldo Bignone, con quien Economía volvió a absorber todo.
   A partir de enero de 1991, Menem fusionó todo en el Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos. Así nació el temido “superministerio” que, comandado por Cavallo, marcó a fuego a todos los sucesores de Menem, que buscaron por diferentes medios evitar que se reiterara esa concentración de poder.
    El primero fue Fernando de la Rúa, aunque demoró más de un año para decidir la división en Economía por un lado e Infraestructura por otro.
   Eduardo Duhalde tuvo los ministerios de Economía y de Producción y Néstor Kirchner el de Economía y Producción por un lado y el de Planificación, Federal, Infraestructura y Servicios por el otro.
   A lo largo de los ocho años de la Presidencia de Cristina Fernández, la división heredada en dos ministerios fue experimentando paulatinas modificaciones. Economía y Producción terminó siendo “Economía y Finanzas Públicas”, de donde se separó en una primera instancia Producción, que luego volvió a dividirse en Industria y Agricultura. Por su parte, Julio de Vido debió resignar el área de Transporte, que pasó a ser un aditamento del Ministerio del Interior.
   La división del área económica en cinco ministerios parecía un exceso… hasta que asumió la Presidencia Mauricio Macri.
   En la versión original, el macrismo dividió el área económica en ocho ministerios: Hacienda y Finanzas, Producción, Modernización, Comunicaciones, Agroindustria, Energía y Minería, Transporte e Interior, Obras Públicas y Vivienda. Posteriormente, Hacienda y Finanzas se dividieron en dos carteras y Comunicaciones fue absorbida por Modernización.
   Esta última estructura seguirá vigente a partir de mañana. El cambio no estará escrito en ningún decreto sino en la decisión presidencial de, al menos, acotar la diseminación del poder de decisión en un área tan importante como la económica. Los ministerios seguirán siendo los mismos, pero habrá uno que se impondrá como el primus inter pares.
   Como para que Dujovne sepa qué responder en la próxima conferencia de prensa en la que le pregunten quién es el jefe.

IAEF convoca a su 35° Congreso anual, con Macri, Caputo y Sturzenegger "El desafío de crecer con equilibrio" es la consigna del encuentro de políticos, empresarios, economistas y financistas

Por

Buenos Aires, may 10 (ANP)- El Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) realizará este 23 de mayo su 35° Congreso anual, que contará con la participación del presidente Mauricio Macri,  el ministro de Finanzas, Luis Caputo, el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, además de economistas y directores ejecutivos y financieros de las principales compañias del país.

El encuentro se llevará a cabo el 23 de mayo en el Sheraton Hotel de esta ciudad, con la consigna “El desafío de crecer con equilibrio” y se espera que sea el punto de encuentro de políticos, economistas, empresarios y financistas para analizar la situación del país, en medio de negociaciones para acceder a una asistencia financiera de parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y tras un período de inestabilidad cambiaria que para la mayoría de los analistas fue una “corrida”, aunque el presidente del BCRA haya preferido definirla como una “turbulencia”.

El Congreso cuenta con la Presidencia de Pablo Miedziak, director financiero de San Antonio Internacional, quien adelantó que en el encuentro de este miércoles “vamos a tratar temas de coyuntura actual” como “PPP (programa de Participación Público Privada), el boom de los créditos UVA, las empresas que accedieron al mercado de capitales vía IPO (oferta pública de venta”, entre otros.

La convocatoria es previa a un segundo Congreso que tendrá lugar el 7 de junio en Córdoba y la 39° Convención Anual, a llevarse a cabo del 5 al 9 de septiembre en el hotel Sheraton de Mendoza.

La apertura del Congreso está prevista para las 9 con las palabras de Rodríguez Larreta y el presidente del IAEF, Alejandro Oberst, a quienes seguirá Sturzenegger.

Posteriormente se desarrollarán dos mesas redondas: la primera, “Economía nacional e internacional”, con la participación de Ricardo Arriazu y Miguel Kiguel, y la segunda, “El camino al liderazgo”, con los CEOs de Ford, Enrique Alemañy; de Telecom, Carlos Moltini; y de Peñaflor, Martín Ramos, además de partner de BDO, Claudio Doller.

A partir del mediodía se abordará “El ingreso al mercado de capitales para conseguir financiamiento”, con las exposiciones de Marcos Ayerra, Martín Barbafina, Fernando Bonnet, Marcos Gradín y Alejandro Scannapieco.

“Los PPP como apuesta a la modermización de la infraestructura”, será el tema que analizarán Juan Chediack (vicepresidente de la Cámara Argentina de la Construcción), Javier Iguacel (director nacional de Vialidad), Norberto Montero (socio de PWC), Jorge Pellegrini (coordinador de asesores del secretario general de UOCRA) y Pablo Quirno (jefe de asesores del Ministerio de Finanzas).

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, disertará sobre “Los principales pilares de la Administración Nacional” y seguidamente los presidentes del Banco Provincia, Juan Curutchet, y del Ciudad, Javier Ortiz Batalla, y el CEO del Banco Galicia, Fabián Kon, se referirán a “Experiencia UVA: la nueva estrella del mercado”.

Sobre el cierre, hablarán el ministro de Finanzas, Luis Caputo, Miedziak, y finalmente Macri será el encargado de la clausura del Congreso del IAEF.

Ir a inicio