Archivo Sección

Internacionales

Dejanos acá tu comentario o sugerencia

López Obrador y una nueva oportunidad para la izquierda

Por

Por Sebastián Chiappe

Buenos Aires, jul 3 (ANP) .- Andrés Manuel López Obrador arrasó en las elecciones presidenciales de México. Obtuvo más del 50% de los votos y gobernará por los próximos seis años la segunda economía más importante de América Latina. Su triunfo es histórico y representa una nueva oportunidad para toda la izquierda de la región.

Luego de perder por escaso margen en 2006 ante Felipe Calderón y seis años después frente a Enrique Peña Nieto, AMLO, bajo la tutela de un nuevo partido, alcanzó la presidencia con un mensaje de cambio para todos los ciudadanos. Hizo hincapié en la corrupción de la corporación política y en las desigualdades entre los que más y los que menos tienen. Apostó al máximo a cierta
insatisfacción colectiva y ganó.

Su triunfo rompe con el bipartidismo entre el PRI y el PAN y modifica el tablero político en México, algo que no sucedía desde la victoria de Vicente Fox a principios de siglo. López Obrador se transformó, sin siquiera haber asumido, en mucho más que el presidente electo de México. Es la nueva esperanza de Nicolás Maduro, Cristina Kirchner, Gustavo Petro, Rafael Correa y Evo Morales, entre otros dirigentes que celebraron fervientemente su elección.

López Obrador es el presidente electo con mayor cantidad de votos en la historia de México.

Tras la derrota del kirchnerismo en Argentina, la salida del poder del PT en Brasil, las diferencias entre Correa y Lenín Moreno en Ecuador y el colapso del chavismo en Venezuela, la izquierda latinoamericana vio como en poco tiempo se derrumbó su sueño de la Patria Grande. La victoria del “Peje” marca un renacer en un contexto regional adverso. Las felicitaciones en redes sociales
de algunos de los dirigentes mencionados no dejan lugar a la duda.

Se transformó en el candidato más votado en la historia de su país, por lo que legitimidad a la hora de llevar adelante sus propuestas no le faltará. Incluso contará con mayoría en el Congreso para implementar sus medidas. Construyó durante toda la campaña mucha expectativa entre sus votantes y ahora deberá responder. Luego de dos derrotas electorales, poco más de la mitad de México renovó su fe en un dirigente, que pese a ser mayor a sus contrincantes de la contienda electoral, representó la necesidad de algo nuevo para la población.

Andrés Manuel López Obrador es la primera opción de un gobierno de izquierda en México desde la década del 40, es decir, pasaron casi 80 años. Cree en la intervención del Estado en la economía y en campaña aseguró que aumentará el gasto social, entre otras medidas. Sin embargo, a lo largo de su carrera se ha mostrado como un verdadero pragmático.

Hasta donde llegarán sus reformas y qué de todo lo que prometió en campaña podrá implementar, lo dirá el tiempo. Lo que sí está claro es que analizando el mapa político de la región, AMLO representa la esperanza de muchos mexicanos, pero también la de la izquierda latinoamericana que apuesta a él para volver al poder.

Trump y Putin se reunirán en julio El Kremlin y la Casa Blanca anunciaron los detalles de la cumbre de Helsinki.

Por

Buenos Aires, jun 28 (ANP) – Donald Trump y Vladimir Putin protagonizarán su primer reunión bilateral oficial en la capital finlandesa el próximo 16 de julio, en un encuentro que espera generar controversia en el establishment político de Washington.

A Moscú le interesa demostrar que no está aislado con Occidente, luego del conflicto diplomático con el Reino Unido y la Unión Europea a raíz del espía ruso intoxicado en suelo británico. Por su parte, Trump ignoró las críticas que recibe desde los sectores más liberales de Washington por su cercanía con Rusia y apuesta por afianzar sus vínculos con el Putin, en un contexto en el que las relaciones entre ambos países atraviesan un momento muy delicado.

Todavía es prematuro para asegurar los temas a debatir, pero seguramente el control de armas y otras cuestiones de seguridad y geopolíticas serán tratadas entre ambos presidentes. El conflicto armado en Siria los encuentra en bandos opuestos: Putin apoya a Al Assad y Trump lidera la respuesta militar de Occidente contra su gobierno. En abril pasado, Estados Unidos, Reino Unido y Francia bombardearon Siria en respuesta al supuesto ataque químico del gobierno contra civiles en la ciudad de Duma. Putin criticó el ataque y el embajador ruso en Washington advirtió “que el ataque a Siria tendría consecuencias para los países occidentales”.

La anexión rusa de Crimea es otro frente abierto entre Estados Unidos y Rusia, al igual que la intervención de la OTAN en la antigua zona de influencia soviética y temas relativos a ciberseguridad e inteligencia contra el terrorismo.

La comunicación de la reunión fue planeada hasta el más mínimo detalle por ambos gobiernos y anunciada al mismo tiempo. Con esta coordinación, Washington busca evitar que Rusia filtre información sin su aval. Esto sucedió recientemente. Por ejemplo, el año pasado la agencia estatal rusa de noticias difundió unas fotos de Trump recibiendo en el Salón Oval a altos funcionarios rusos, en el contexto de investigación sobre supuesto espionaje ruso al Partido Demócrata durante la última campaña presidencial.

Frente a las críticas por la cercanía de la administración Trump con Rusia, un país que es sospechado por intervenir en el proceso electoral estadounidense, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton defendió la reunión de Helsinki. La cumbre refleja la estrategia de Trump de generar encuentros bilaterales de alto impacto, como el reciente en Singapur con el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-Un.

Trump y Putin ya se han encontrado dos veces, pero la de Helsinki será la primer cumbre bilateral oficial. El primer encuentro fue durante el G7 en 2017 en Hamburgo, Alemania, en donde Putin participó como invitado, y la segunda ocasión en la que se encontraron fue en el foro de líderes en Vietnam, en noviembre pasado.

El Mercosur le pide a Venezuela que deje ingresar ayuda humanitaria El pedido se hace ante "el deterioro de las condiciones de vida" y la ola de emigrantes

Por

Buenos Aires, jun 18(ANP)  Los países del MERCOSUR, le pidieron hoy a Venezuela que, ante la crisis humanitaria y migratoria que afecta a esa nación, permita el ingreso de ayuda internacional, tanto para brindar alimentos, como para evitar epidemias.

Los cancilleres de Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay, que se encuentran reunidos en Asunción,  “reiteran su voluntad y compromiso de apoyar y acompañar al hermano pueblo venezolano en los esfuerzos que demande la mitigación de la crisis migratoria, humanitaria y social, que atraviesa actualmente”, informó el Mercosur a través de un comunicado de prensa.

Estas naciones “exhortan al Gobierno de Venezuela a coordinar con la comunidad internacional el establecimiento de canales para el acceso de ayuda humanitaria para paliar la crisis social y migratoria que vive el país. Asimismo, alientan a establecer un sistema para el intercambio de información epidemiológica con los países de la región.

Más de 850.000 venezolanos se fueron en el último año y medio a Colombia, otros 40.000 están atiborrados en la localidad de Boa Vista, en Brasil, y los que tienen algo más de dinero han viajado a Panamá o Argentina, donde más de 31.100 inmigrantes llegaron a Buenos Aires solo en el 2017.

El pedido del Mercosur se hace “considerando el crecimiento de los flujos migratorios de venezolanos, que buscan nuevas oportunidades en la región, ante el deterioro de las condiciones de vida en Venezuela, subrayan la necesidad de coordinar esfuerzos a fin de dar respuestas integrales en materia migratoria y de refugio, de forma consistente con la dignidad y la preservación de los derechos fundamentales de los migrantes”.

 

 

Qué acordaron Kim y Trump en Singapur El presidente estadounidense y el líder norcoreano protagonizaron un encuentro histórico. A continuación, los principales puntos acordados y los próximos pasos a trabajar entre ambos.

Por

Buenos Aires, jun 12 (ANP) – Lo que hace unos meses parecía pura fantasía, se concretó en las últimas horas. Fue la primera vez que se encuentran y dialogan un presidente de Estados Unidos y un líder Norcoreano.

Kim Jong-un comprometió a Pyongyang a trabajar en pos de la desnuclearización de la península coreana. Asimismo, se comprometió para que ambas Coreas tengan “paz y prosperidad”. Asimismo, junto con Trump también acordó recuperar a los prisioneros aún no identificados del conflicto armado entre ambas Coreas, y la inmediata repatriación de aquellos ya identificados.

Por su parte, Trump aseguró que cesarán las actividades militares desarrolladas en la península por el ejército norteamericano junto con el Corea del Sur. Estos ejercicios han enfurecido por muchos años a Corea del Norte y en los últimos años le han servido a Kim de justificación para profundizar su avanzada nuclear y militar. Éste punto sería una gran concesión para Pyongyang, pese a que no figura en el documento firmado por los primeros mandatarios, fue anunciado en conferencia de prensa por los voceros de la Casa Blanca.

Para el norteamericano, Corea del Norte va a desmantelar algunas instalaciones nucleares. Éste punto no puede ser confirmado inmediatamente, ya que tampoco figura en el escueto documento de compromiso firmado por ambos, pero el estadounidense dijo confiar en el compromiso de palabra asumido por Kim. Además, Trump dijo que las conversaciones con Kim fueron “mejores de lo que cualquiera pudo imaginar”.

Ambos líderes se reunieron en privado, con sus respectivos traductores, por casi 40 minutos, y después compartieron un almuerzo acompañados de sus respectivas comitivas de alto nivel.

China celebró el encuentro al definirlo como “histórico”. Su canciller, Wang Yi, dijo que el hecho que ambos líderes “puedan sentarse juntos y tener un diálogo de igual a igual tiene un significado importante y positivo, y está creando una nueva historia”. Al ser consultado por periodistas en Singapur, Wang Yi habló sobre la necesidad de elaborar un mecanismo de paz para la península coreana.

Algunos esperaban un documento más extenso, con mayores detalles y precisiones sobre los próximos pasos a seguir en pos de alcanzar los compromisos asumidos por ambas partes. Lo cierto parece ser que no será necesario un segundo encuentro entre ambos mandatarios, y serán sus funcionarios los responsables de encaminar las conversaciones y trabajos diplomáticos para concretar lo acordado en Singapur.

Sin dudas, fue una reunión histórica, pero el desafío estará en que no quede solamente en la foto y la anécdota del encuentro, sino que se concreten acciones para asegurar un futuro más pacífico en la región coreana.

A quien se lo vio en Singapur muy contento y emocionado por la reunión fue a un amigo en común de Kim y Trump, el ex basquetbolista Dennis Rodman, que -fiel a su estilo extrovertido y polémico- desde hace tiempo se muestra cercano a Kim y apoyó la candidatura de Trump. Al ser consultado por la cadena CNN, aseguró “es un gran día. Estoy aquí para verlo. Estoy muy feliz”.

Colombia elige Presidente y su futuro de Paz Con críticas a Santos, desde la derecha y la izquierda proponen vías alternativas para concretar la pacificación.

Por

Buenos Aires, may 25 (ANP) .- El domingo habrá elecciones presidenciales en Colombia y el opositor a Santos y candidato del ex presidente Uribe, Iván Duque Márquez, lidera los sondeos de una primera vuelta que seguramente requerirá de un ballotage, el 17 de junio próximo. Se disputa no sólo el Ejecutivo sino, sobre todo, el futuro del proceso de pacificación tras el Acuerdo firmado con las FARC en 2016.

Frente a un escenario político fragmentado y sin un claro vencedor, lo central va a estar en las negociaciones políticas y alianzas electorales que se generen después de la primera vuelta de cara al ballotage que, en principio, enfrentaría al candidato opositor y delfín de Uribe, Duque Márquez, con Gustavo Petro, candidato progresista de Colombia Humana que tiene el apoyo de los indigenistas del MAIS y la izquierdista Unión Patriótica.

Los distintos candidatos presidenciales centraron sus mensajes de campaña en torno al proceso de desmilitarización de las FARC y de su reincorporación a la vida civil y política. El sector del uribismo desde un comienzo se mostró contrario a un acuerdo con el grupo guerrillero, y Duque Márquez personifica el descontento de gran parte de la población más conservadora de Colombia, que rechazó las concesiones hechas a los grupos armados.

El proceso de reincorporación de las FARC dista de ser el ideal. Desde la derecha le critican el proceso jurídico ad hoc, la Jurisdicción Especial de Paz, generada especialmente para agilizar las causas penales y civiles que pesaban sobre varios líderes guerrilleros. Creen que éste proceso judicial facilitó situaciones de impunidad ante crímenes cometidos por las FARC.

Iván Duque Márquez es el candidato conservador que del uribismo.

Desde la izquierda, le critican a Santos cierto inmovilismo y falta de iniciativa en este último año y medio. El gobierno se había comprometido a resolver la cuestión agraria con inversiones en infraestructura y sustitución de cultivos, y hasta el momento las acciones del Estado en las zonas campesinas vienen lentas y con poco presupuesto. La democratización del campo pactada en La Habana está lejos de haber sido cumplida, y los sectores más progresistas urbanos y aquellos que dependían de la economía generada por las FARC en las zonas campesinas le han retirado su confianza a la actual gestión. Sobre ésta cuestión se basó la plataforma electoral de Gustavo Petro, mostrándose más cercano a las cuestiones agrarias no satisfechas tras el Acuerdo de Paz.

Gustavo Petro representa las visiones más progresistas para trabajar la pacificación con las FARC.

Por su parte, Germán Vargas Lleras recibió el apoyo político del oficialista Partido Social de la Unidad Nacional, fue vicepresidente de Juan Manuel Santos hasta el año pasado y había sido parte del Gabinete del actual gobierno. Pero la estructura del Gobierno para su campaña parece no ser suficiente: las encuestas lo ubican en cuarto lugar en la carrera presidencial, detrás de Sergio Fajardo, candidato por el Movimiento Compromiso Ciudadano, una alianza centrista que reúne al partido socialdemócrata Polo Democrático Alternativo y a la ecologista Alianza Verde.

Un dato que vale la pena destacar es que, por primera vez en la historia de Colombia, entre las seis fórmulas presidenciales cuatro mujeres aspiran a la vicepresidencia. Marta Lucía Ramírez acompaña a Iván Duque; Ángela María Robledo, a Gustavo Petro; Claudia López completa la fórmula presidencial de Sergio Fajardo y Clara López es la candidata a vicepresidenta de Humberto de la Calle.

En este contexto, Santos mantiene el liderazgo político jugando su mayor carta: poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado en Colombia. Pero luego de haber liderado desde 2012 las negociaciones con las FARC para pacificar a Colombia, la situación política parece no garantizarle continuidad a su gobierno más allá del 7 de agosto, fecha en que deberá ceder la Casa de Nariño al nuevo presidente electo.

Maduro se adjudica el triunfo de unas elecciones con alta abstención Falcón, candidato opositor, desconoció el resultado y denunció fraude. Fuerte rechazo de la comunidad internacional.

Por

Buenos Aires, may 21 (ANP) –El presidente venezolano Nicolás Maduro hizo oído sordo al reclamo internacional y al boicot que propuso la oposición venezolana para confirmar su segundo mandato presidencial por los próximos seis años tras una elección en la se abstuvo de votar el 55% de los empadronados.

El resultado mostró que el partido oficialista obtuvo un 67% de los votos en un contexto de participación bajo, de 45% de votos emitidos, en comparación al 80% den las anteriores elecciones presidenciales de 2013.

Pese a que el voto es obligatorio, la mayoría de los ciudadanos se abstuvo de votar para no legitimar un proceso que, desde su nacimiento, considera fraudulento.

La población venezolana está padeciendo una crisis económica, política y social sin precedentes, que el año pasado evidenció una caída del 13% en su PIB, una inflación que supero el 900% y una escasez en la provisión de servicios y necesidades básicas que ha aumentado los índices de malnutrición y hambruna, sobre todo entre los jóvenes y niños.

La situación es crítica desde lo humanitario, con más de un millón de venezolanos que han decidido migrar, en 2017, hacia Brasil y Colombia, principalmente.

El llamado a la abstención provino principalmente de Henrique Capriles y otros dirigentes opositores que se vieron imposibilitados por la justicia electoral a participar en las elecciones que en principio se estipulaban para diciembre, de acuerdo al calendario electoral venezolano. En enero pasado, Maduro decidió adelantarlas a mayo y al mismo tiempo mantuvo la proscripción a Capriles y a otros posibles candidatos opositores.

La Mesa de Unidad Democrática, que reúne a distintos partidos políticos, debatió desde entonces qué hacer frente al adelantamiento. La mayoría decidió abstenerse para no legitimar un proceso que consideran fraudulento. Henri Falcón, por su parte, decidió participar y el domingo, antes de conocer los resultados, ya denunciaba irregularidades y luego no reconoció el triunfo de Maduro.

El rechazo a estas elecciones no sólo provino del arco opositor venezolano, sino del ámbito internacional. El Grupo de Lima, que reúne a catorce países americanos -entre ellos, Estados Unidos-, había pedido la suspensión de las elecciones “ya que han sido convocadas por una autoridad ilegítima, sin la participación de todos los actores políticos venezolanos, sin observación internacional independiente y sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”, de acuerdo al comunicado difundido la semana pasada.

Además, la Unión Europea también condenó la realización de estas elecciones y anticipó que no reconocería su resultado. Aislado en la región y en los principales bloques de integración regionales, Maduro buscó refugio con el apoyo a su gobierno por parte de Putin y Erdogan, dos presidentes que desafían los límites democráticos al interior de sus respectivos países.

La violencia en Venezuela muestra una confrontación directa entre opositores y fuerzas armadas afines a Maduro.

El peligro frente a esta situación, que prevé a Nicolás Maduro al frente de Venezuela hasta 2025, es que bajo la excusa de encontrar una solución para la población venezolana se busquen soluciones golpistas, por fuera de los canales democráticos.

El entonces Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, durante su gira por Latinoamérica dijo que “el ejército a menudo es el agente de cambio en la historia de Venezuela y los países de América del Sur cuando el liderazgo ya no puede servir al pueblo”. Pese al cambio en la Casa Blanca de Tillerson por Pompeo en el manejo de las relaciones exteriores, el diagnóstico desde Washington para Venezuela continúa siendo el mismo.

Pero darle luz verde a un golpe militar en Venezuela no sólo es malo para la imagen de Estados Unidos en la región, sino que podría abrir un nuevo frente de conflicto con Rusia y China. Además, quienes abogan por una solución militar no tienen en cuenta el distanciamiento que existe entre los sectores militares venezolanos respecto a Estados Unidos.

Los militares venezolanos mantienen una alianza estratégica con el gobierno de Maduro, basada principalmente en el manejo de los negocios de PDVSA. En estos negocios se explica el rasgo corporativista de las fuerzas armadas venezolanas, socias de Maduro.

Pese a que existen buenas razones para desear que Maduro no continúe como presidente de Venezuela, lo último que necesita la región es un golpe de estado. En su frase sobre Venezuela, Tillerson no tuvo en cuenta que los golpes en Latinoamérica comúnmente empeoran la situación, no la mejoran. La solución debe ser política e institucional, y debe buscar construir una democracia inclusiva y participativa.

1 2 3 15
Ir a inicio