Archivo Sección

Internacionales

Dejanos acá tu comentario o sugerencia

Cancilleres debatirán en Buenos Aires sobre multilateralismo y gobernanza global En marco del G20, los principales responsables de política exterior del mundo se reunirán el domingo y lunes próximo en el Palacio San Martín.

Por

Buenos Aires, may 18 (ANP) – El canciller argentino Jorge Faurie presidirá la Reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G20, que incluirá una cena de trabajo, el domingo por la noche, y cuatro sesiones plenarias, al día siguiente, para abordar un amplio abanico de temas, con foco en el multilateralismo y el escenario internacional.

Entre los cancilleres confirmados están Heiko Maas, ministro de Asuntos Exteriores de Alemania; Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China; Taro Kono, ministro de Relaciones Exteriores de Japón; Sergéi Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, y Boris Johnson, secretario de Estado para Relaciones Exteriores del Reino Unido. En los próximos días se definirá el listado final de asistentes, con el resto de los altos funcionarios que representarán a los países miembro e invitados y organizaciones internacionales socias.

Durante las sesiones, los cancilleres tratarán la situación global general; el multilateralismo y la gobernanza mundial, y la acción para el desarrollo equitativo y sostenible. En esta última sesión se tratarán las prioridades elegidas por la presidencia argentina para el G20 2018: el futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible.

El debate sobre el futuro del trabajo girará en torno al sistema educativo y su necesidad de capacitar a las personas para la vida y el empleo en el siglo XXI, mientras que las discusiones sobre infraestructura para el desarrollo se basarán en las necesidades de los países de caminos, puentes, transporte público y obras sanitarias para crecer. En tanto, el diálogo sobre un futuro alimentario sostenible se centrará en mecanismos para lograr un sistema global de provisión de alimentos más inclusivo y eficiente.

Una vez finalizado el encuentro -que se realizará a puertas cerradas-, habrá una conferencia de prensa a cargo de la troika del G20, integrada por el país que ejerce la presidencia del foro, el que lo presidió el año anterior y el que lo presidirá el año siguiente. El canciller Faurie, de la Argentina, Maas, de Alemania, y Kono, de Japón, informarán sobre los principales avances conseguidos en la reunión. La conferencia será transmitida en vivo a través del canal oficial de YouTube del G20.

Además de la agenda oficial del G20, los cancilleres aprovecharán el marco para encabezar otras reuniones sobre temas bilaterales o regionales.

La Reunión de ministros de Relaciones Exteriores es el tercer encuentro ministerial del G20 Argentina 2018, tras las dos primeras reuniones de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales.

La región reiteró el pedido a Maduro de suspender las elecciones El Grupo Lima insistió en condenar “al régimen autoritario” que impera en Venezuela

Por

Buenos Aires, may 14 (ANP).- El Grupo Lima condenó reiteró hoy la condena “al régimen autoritario” de Nicolás Maduro en Venezuela e instó al mandatario a que suspenda las elecciones previstas para el próximo 20 de mayo.

La declaración fue suscripta por los ministros y representantes de los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Finanzas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucia, España y Estados Unidos.

“Los países participantes reiteraron la condena al régimen autoritario que prevalece en Venezuela, el cual ha violentado la institucionalidad democrática, el estado de derecho y el respeto a los derechos humanos y ha convocado a un proceso electoral ilegitimo y carente de credibilidad”, apuntaron en la declaración.

El Grupo Lima hizo un “llamado al Gobierno venezolano a suspender las elecciones generales previstas para el próximo 20 de mayo, ya que han sido convocadas por una autoridad ilegítima, sin la participación de todos los actores políticos venezolanos, sin observación internacional independiente y sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”.

“Como resultado de la reunión de trabajo los participantes intercambiaron información, analizaron los posibles escenarios e identificaron una serie de acciones que podrían tomar de manera colectiva o individual, después del 20 de mayo, en el ámbito diplomático, económico, financiero y humanitario”.

Finalmente, “los países participantes reiteraron su compromiso de seguir analizando y tomando acciones e iniciativas dirigidas a contribuir a la restauración de la institucionalidad democrática, el respeto de los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho en ese país hermano”.

Momento de cambios en la península coreana

Por

Buenos Aires, may 12 (ANP) .-Al momento de analizar cuestiones relativas a Corea del Norte, nunca resulta sencillo delimitar los factores a considerar ni tampoco es fácil prever qué sucederá en el corto plazo. Algo en común que tenemos aquellos ajenos a este país es un gran desconocimiento sobre qué es lo que sucede y de qué manera se organiza esta sociedad puertas adentro. Son muchas las preguntas que se suelen hacer y pocas las respuestas precisas que se obtienen sobre el régimen político liderado por Kim Jong-Un.

El líder supremo mantiene la costumbre norcoreana del hermetismo comunicacional hacia el extranjero, pero desde que asumió en 2011 mantuvo un elevado perfil de confrontación con Occidente, en especial hacia su vecino del Sur y a Estados Unidos. Pero este 2018 evidencia cambios de estrategia en Pyongyang.

Kim está mostrando gestos políticos de distensión: el cese de ejercicios militares nucleares, la reunión con Moon Jae-In, la pactada para el 12 de junio con Trump, y la reciente liberación de tres ciudadanos estadounidenses detenidos son señales de un cambio en la estrategia de Corea del Norte. Estos cambios, sumados al hecho que el régimen se caracteriza por un liderazgo unipersonal que toma decisiones casi de manera autónoma, aumentan la incertidumbre y el desconcierto sobre qué esperar de este país en lo inmediato.

Respecto a la continuidad de algunas características históricas de Corea del Norte, cabe mencionar el fuerte aparato de propaganda oficial que monopoliza la comunicación del país. Lo que conocemos de este país es por la voluntad de sus medios oficiales -en definitiva, de su gobierno- de difundir imágenes y datos seleccionados de una realidad mayor a la que no se tiene acceso.

Su histórico enfrentamiento con Occidente se basa en la consideración de ser ellos el único régimen comunista que sobrevivió luego de la caída de la Unión Soviética a las presiones del capitalismo. Por este motivo régimen socialista que buscan conservar es también identitario y razón de ser de su Estado.

Esta semana se reunieron Kim y Xi para delinear una posición en próximo encuentro con Trump.

Pero al mismo tiempo, Kim Jong-Un vio reducido su margen de maniobra en el ámbito internacional al tener una dependencia económica continua con China, al ser Pekín el principal comprador del carbón que produce Corea del Norte. Xi Jinping no tiene la mejor relación con Kim, y las provocaciones de éste último hacia Corea del Sur y Estados Unidos llevó al presidente chino a condicionar su apoyo económico si no bajaba el tenor confrontativo y ofrecía señales de acercamiento.

Frente a la necesidad de recursos chinos para continuar el plan de mordernización económica, Kim está mostrando gestos de distender sus vínculos y buscar una solución pacífica al conflicto de casi setenta años con sus vecinos del sur, apoyados por Washington.

La escalada discursiva entre el coreano y Donald Trump fue muy particular. No se desarrolló por canales institucionales o diplomáticos tradicionales, sino que fue un enfrentamiento casi personal y a través de vías informales con la utilización de las redes sociales y los medios de comunicación. Esta característica sumaba mayor incertidumbre sobre el desenlace de la cuestión y representaba un peligro para la paz internacional las demostraciones de arsenal nuclear por parte de Kim, con ensayos misilísticos en la península y el refuerzo de tropas militares estadounidenses en su isla de Guam.

Por lo pronto, se están definiendo las cuestiones para el encuentro del próximo 12 de junio, en Singapur, entre Kim y Trump. Se espera que se genere algún tipo de compromiso para reducir la producción nuclear por parte de Pyongyang, con una posible disminución de la participación militar estadounidense en el sur de la península.

Otro actor que puede explicar el acercamiento entre ambos gobiernos coreanos es el presidente de Corea del Sur. Moon Jae-In asumió el año pasado como primer mandatario, y desde entonces llevó adelante una política de distensión con sus vecinos. Desde lo cultural, ya no se impone en la educación que el gobierno del norte es el enemigo, se eliminó la campaña de desprestigio constante por altoparlantes que caracterizaba a la zona fronteriza cercana al paralelo 38. El objetivo del nuevo presidente Moon es poder concretar un acuerdo pacífico que ponga fin a un conflicto sin resolver desde 1953.

Kim Jong-Un y Moon Jae-In protagonizaron un avance histórico.

A su vez China, como principal sostén del régimen de Kim cumple un rol central al momento de buscar condicionamientos de distensión. Para Pekín, el régimen de Pyongyang es funcional para contener mediante un sistema comunista la presencia estadounidense en el sur de la península. Por esto, el rol de Xi Jinping es vital para apaciguar la estrategia belicista de Kim. A China no le sirve que se reavive un enfrentamiento militar en la zona, sino todo lo contrario: el poder y dominio chino tiene fundamentos comerciales y económicos, no necesariamente de defensa o militares. Su poder lo mantiene y expande regionalmente a través de la dependencia que le genera a economías emergentes mediante un aumento en la demanda conforme avanza una clase media china cada vez más demandante y con mayor poder de compra. Al mismo tiempo, muchos países de la región buscan en Pekín nuevas líneas de crédito en sus bancos, y acceso a obras de infraestructura dominadas por compañías público-privadas chinas.

Rusia, por su parte, busca mostrarse ajena al conflicto coreano, pero con una estrategia pragmática en la región de la Cuenca del Pacífico. Su interés está en profundizar vínculos comerciales con China, ambas Coreas y Japón para dinamizar el movimiento de factores productivos que permitan dinamizar un mercado regional para desarrollar las zonas rusas orientales más retrasadas y con menor desarrollo económico. En el corto plazo, mantener la paz en la zona es favorable a Moscú para avanzar en negociaciones comerciales con China: Moscú busca mostrarse como gran proveedor energético de las fuertes inversiones en infraestructura que busca Pekín mediante la ambiciosa Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda.

En los JJ. OO. de invierno, ambos gobiernos acordaron mostrar una bandera única.

Para concluir, lo poco que sabemos sobre Pyongyang alimenta distintas especulaciones sobre qué puede llegar a pasar en los próximos meses. Por lo pronto, los gestos políticos de diálogo con Corea del Sur, China y Estados Unidos pueden dar un indicio de distendimiento del conflicto y que el acuerdo de paz esté cerca.

La campaña esgrimida por Moon “un pueblo, dos coreas”, y las señales de juntar a ambas aficiones en los últimos Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang con la bandera de unificación coreana pueden leerse como voluntades concretas de dejar el pasado atrás y trabajar para reconstruir una península dividida en dos realidades opuestas.

Estas diferencias llevaron a algunos analistas a pensar no en una unificación, sino en una anexión por parte del Sur hacia el Norte: los contrastes entre desarrollo económico productivo, innovación y cantidad de habitantes muestran que la pujanza del Sur frente al atraso del Norte.

Más allá de las intenciones de encauzar una paz entre ambas Coreas, la reunión con Trump será crucial para conocer los plazos, condiciones y posibilidades concretas de materializar semejante objetivo. Es de esperar que el desenlace conduzca a trabajos de diálogo y entendimiento entre ambos Estados, con Washington y Pekín como árbitros y garantes del proceso.

El PT apuesta a ganador con Lula, pero no cierra la puerta a alianza electoral La incertidumbre política continúa dominando el panorama electoral brasileño, sobre todo porque su principal elector sigue sin posibilidades de ser candidato.

Por

Buenos Aires, may 5 (ANP)- El Partido de los Trabajadores está definiendo en estas últimas semanas de qué manera encarar las próximas elecciones presidenciales brasileñas. “Lula sigue siendo nuestro candidato, porque es inocente y porque es el candidato favorito para convertirse en el próximo presidente de Brasil”, confirmó la senadora Gleisi Hoffman, presidenta del PT que se mostró muy cercana a Lula en este último tiempo.

Más allá que el partido mantenga el reclamo por la libertad de Lula y la apuesta de máxima continúe siendo lograr su candidatura al frente del PT, puertas adentro del partido el debate comenzó en torno a quién podría ser una alternativa. Incluso, en estos momentos existe la posibilidad que el PT se alíe con otras fuerzas de izquierda, sobre todo con el Partido Democrático Laborista (PDL) liderado por Ciro Gomes.

Pero si accede a una alianza electoral, el PT podría resignar sus aspiraciones a un primer lugar en la fórmula presidencial. Esto lo tiene en cuenta Jacques Wagner, petista ex gobernador de Bahía que hace un mes parecía mostrarse como un cuadro político muleto a Lula al interior del partido. Wagner, de 67 años y compañero de militancia de larga data del ex presidente, se manifestó a favor de acercarse a Gomes, e incluso ampliar un alternativa de izquierda sumando a Fernando Haddad (fue alcalde de Sao Paulo y ministro de economía durante la presidencia de Lula) y conversando con el veterano Antonio Delfim Netto, otrora asesor económico de Lula.

El ex gobernador de Bahía Wagner está dispuesto a negociar con otros partidos.

Además de la posibilidad de apoyo a Ciro, Wagner defendió la apertura del partido al diálogo con el ex ministro Joaquim Barbosa, posible candidato del PSB.

Ciro Gomes es un cuadro político de izquierda con vasta experiencia en la función pública pero, al igual que la mayoría de políticos brasileños, carece de arrastre electoral y apoyo político de las bases para candidatearse por su propia cuenta. Fue gobernador del estado de Ceará en los años noventa, tuvo un breve paso como Ministro de Economía en la presidencia interina de Itamar Franco, luego Lula lo nombró Ministro de la Integración Nacional, por lo que fue responsable de la coordinación regional y de las obras públicas nacionales hasta el 2006. Ese año fue electo diputado por el estado de Ceará.

Lula y Ciro Gomes podrían ser socios políticos.

Gomes fue cauto en su defensa a Lula en todo el proceso judicial encabezado por el Juez Sergio Moro. Esto es algo que a los más lulistas dentro del PT no les gusta, y por lo que los menos pragmáticos creen que estarían traicionando a su líder si se asocian a Gomes, al ceder encima la presidencia en la fórmula electoral.

El poder de los votos sigue concentrado en el ex presidente, con el apoyo explícito de las siete centrales sindicales de Brasil, que están representadas dentro del PT y tienen participación activa en el acampe y en las movilizaciones en Curitiba que reclaman por la liberación de Lula.

Abdo Benítez fue electo nuevo presidente de Paraguay El candidato del Partido Colorado aventajó por cuatro puntos a Efraín Alegre

Por

Buenos Aires, abr 23 (ANP) –El domingo por la noche el tribunal electoral anunció que, con el estrutinio del 98% de las urnas, Abdo Benítez alcanzó el 46,4% de los votos, frente a 42,7% de Efraín Alegre, el candidato que estuvo al frente de la coalición de centro izquierda “Alianza Ganar” y fue ministro de Obras Públicas en la presidencia de Fernando Lugo. De esta manera, Abdo Benítez sucederá a partir del 15 de agosto a Horacio Cartes y planea continuar con su plan económico basado en la exportación de productos agrícolas (principalmente soja) que le permite a Paraguay exhibir un crecimiento sostenido de su PBI en los últimos diez años.

El Partido Colorado continuará gobernando Paraguay, y esto no es una novedad. Desde hace 70 años, exceptuando la dictadura de Stroessner (1954-1989) y la presidencia del destituido Fernando Lugo (2008-2012), el país guaraní estuvo gobernado durante la democracia por dicho partido. En esta oportunidad, su candidato es un joven de 46 años, que se hizo conocido como empresario publicista y principalmente por tener el mismo nombre que su padre, Mario Abdo, quien fuera secretario privado del dictados Stroessner. El presidente electo heredó de su padre (procesado por enriquecimiento ilícito) una importante fortuna, generada durante los años más oscuros de Paraguay.

Entre las promesas electorales, el candidato ganador también se comprometió a bajar las tarifas de electricidad para fomentar una mayor inversión industrial que genere crecimientos en la demanda de empleo, ya que algunos de los problemas estructurales de Paraguay son la pobreza y una gran economía informal, que redundan en la falta de generación de puestos de trabajo genuinos y estables.

En relación a las críticas que recibió durante la campaña por su herencia familiar cercana a la dictadura de Stroessner, Marito se distanció de tal proceso diciendo que cuando Stroessner fue destituido en 1989, el apenas tenía 16 años y, además, dijo haberse ganado “credenciales democráticas” en su trayectoria política: como senador, fue Presidente del Senado entre 2015 y 2016. Reconoce que Stroessner “hizo mucho por el país”, aunque no comparta la violación de los derechos humanos, las torturas y las persecuciones cometidas durante su régimen. En 2006, asistió a los funerales del ex dictador, que estaba exiliado en Brasilia.

Los países que se fueron del Unasur criticaron la violencia en Nicaragua Le reclaman al Gobierno de Ortega "mayor prudencia" ante los disturbios.

Por

Buenos Aires, abr 22 (ANP).- Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay y Perú, manifestaron hoy su preocupación por los hechos de violencia registrados en Nicaragua en los últimos días, que han causado numerosas víctimas fatales.

Este pronunciamiento es el primero de este grupo países y a menos de 24 horas de haber dejado atrás el Unasur debido al “funcionamiento inadecuado” y de que las diferencias entre sus miembros han pedido el nombramiento de un nuevo secretario general por más de un año.

También citaron “una alarmante situación de indisciplina” en el interior de la Unasur así como lo que califican de “denuncias graves y demandas entre el personal directivo desde febrero de 2017”.

La Cancillería argentina informó hoy a través de un comunicado de prensa la posición del grupo, e hicieron hincapié en la responsabilidad del Gobierno de Nicaragua en estas acciones violentas.

Esto quedó plasmado en el comunicado en el que se destacó el “urgente llamado a todos los sectores a deponer la confrontación y cesar los actos de fuerza. En especial llaman a las fuerzas de seguridad a ejercer sus facultades con la mayor prudencia para evitar el excesivo uso de la fuerza y un escalamiento de la crisis, permitiendo generar un clima que restituya tanto la paz como el diálogo, imprescindibles para superar esta grave situación”.

En Nicaragua se cumple el cuarto día seguido de protestas contra el régimen de Daniel Ortega. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, una organización independiente del Gobierno, cuenta ya 30 muertos.

Las manifestaciones comenzaron el miércoles tras la decisión de Ortega de reducir en un 5% los montos de las pensiones y elevar las contribuciones empresarias.

1 2 3 14
Ir a inicio