Cables Política & Economía

Una realidad diferente Por Ariel Aguilar (*)

Buenos Aires, mar 17 (ANP)- El 2017 fue un año difícil para el sector marroquinero. La suba de todos nuestros costos, la caída del mercado interno y el aumento de las importaciones afectaron notablemente a nuestra industria. Como sucede desde hace décadas, nuestros fabricantes han tenido que ir adaptándose a los diferentes proyectos políticos que se desarrollaron en el país y siempre han buscado alternativas para superar cada una de las crisis que les ha tocado vivir.

El presente nos plantea una realidad diferente que va mucho más allá de las decisiones que puede adoptar nuestra Cámara. Históricamente, el sector ha convivido con productos importados, de acuerdo con un esquema de administración del comercio exterior. El actual contexto político nos plantea una realidad de mayor liberalización comercial con la que los fabricantes están obligados a convivir. Nunca hemos planteado un cierre de fronteras a los productos importados, sino una administración que nos permita convivir con esos productos. De ahí que, durante estos años, nos pareció razonable que fabricantes nacionales pudieran complementar sus colecciones argentinas con algunos productos importados. El gran problema que hoy tenemos es que no solo están importando quienes producen en la Argentina, sino también quienes son cien por ciento importadores. Dado este escenario, los números hablan por sí solos: de 470 importadores registrados que había en el año 2011, hoy son 1.470.

Ante esta nueva realidad muchos fabricantes se acercaron a nuestra Cámara, planteando la posibilidad de que en nuestra exposición CEMCA pudieran participar no solo el sector valijero, que no tiene producción nacional, sino también que quienes exponen productos nacionales pudieran complementar su línea de exposición con un porcentaje de productos importados por ellos mismos. Tras varias reuniones con una gran cantidad de socios se decidió aceptar la decisión de la mayoría que planteaba la importancia de brindarles a los comerciantes, en un solo lugar, todas las propuestas del sector marroquinero.

En otro orden de cosas, cabe mencionar que hemos estado trabajando activamente en las negociaciones Unión Europea-Mercosur, dejando clara nuestra posición sobre la inconveniencia de firmar un tratado del que, si bien tenemos poca información, se sabe que se busca una rebaja de los aranceles de importación que hoy tributan los productos marroquineros que vienen de Europa. También manifestamos nuestra disconformidad con la quita o disminución de los derechos que los cueros crudos pagan para poder ser exportados. De concretarse, se dejaría a los fabricantes de productos de cuero con una oferta muy reducida y a valores aún más altos de los que se pagan en la actualidad.

Asimismo, estamos trabajando en un plan impulsado por el gobierno dirigido a la formalización laboral para los sectores de textil, calzado y marroquinería. Después de un año de intensas negociaciones con la Secretaría de Información Productiva, este organismo nos envió el proyecto que presentará en el Parlamento Nacional que incluye a las confecciones de marroquinería. El proyecto plantea un importante nivel de rebajas en las cargas sociales que pagamos en la actualidad.

(*) Ariel Aguilar es presidente de la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA)

1 Comment

Comments are closed.

También puede interesarte