¡Suéltame pasado! Destacados

Homenajes a Raúl Alfonsín a 10 años de su muerte

Buenos Aires, mar 31 (ANP).- Con actos en Capital Federal y en Chascomús, el pueblo que lo vio nacer, hoy se honrará la memoria del ex presidente Raúl Alfonsín, el primer mandatario tras el retorno de la democracia en Argentina, a diez años de su fallecimiento.

Respetado por todos los espacios políticos y reconocido como el “Padre de la Democracia” por haber dado el puntapié inicial para el juicio a las Juntas Militares y por sortear varios intentos de golpe de estado durante su gestión, hoy será recordado bajo la convocatoria “Una flor para Raúl”, de la que participarán diversas comunas dirigidas por la Unión Cívica Radical.

A las 11.00 en el cementerio de la Recoleta hablará su hijo, el dirigente radical Ricardo Alfonsín, mientras que en Chascomús el Partido Justicialista le rendirá homenaje. A las 17.00 se colocará la piedra fundamental de un monumento en su nombre en la Plazoleta del Bicentenario. También se presentará el libro “Raúl Alfonsín, el hombre que hizo falta”, del autor Eduardo Zanini.

Raúl Alfonsín murió el 31 de marzo de 2009 a los 82 años, tras padecer cáncer de pulmón y luego de toda una vida dedicada a la política.

Su gestión como presidente argentino puso fin a décadas de golpes militares sucesivos y, sobre todo, marcó el retorno a la democracia después de siete años de gobiernos de facto que dejaron la economía colapsada y miles de desaparecidos. Alfonsín quedó en la historia por dar comienza al enjuiciamiento por violaciones a los derechos humanos, y por el respeto a los valores democráticos. Hasta ahora, es el único mandatario que no ha sido investigado ni acusado por delito alguno.

A las ceremonias por la muerte de Alfonsín asistieron cerca de 80.000 personas

Pero su gobierno no estuvo exento de fuertes críticas. La política económica durante su mandato condujo a una hiperinflación que lo obligó a finalizar su gestión en forma anticipada y entregar el poder al presidente electo, Carlos Menem. También se lo señaló por el Pacto de Olivos, aquel acuerdo con Menem que sentó las bases para la reforma de la Constitución y para la reelección. El pacto fue resistido por toda la cúpula radical.

Entre sus frases más recordadas se cuentan “la casa está en orden”, y otra menos solemne, “a vos no te va tan mal, gordito”. La primera nos retrotrae a un día difícil de olvidar: la Semana Santa de 1987, cuando Alfonsín negoció con los grupos carapintadas liderados por Aldo Rico, frenando un levantamiento militar que puso en jaque a la democracia, pero que también abrió el camino que conduciría a las leyes de Obediencia Debida que daría impunidad durante años a los militares.

La segunda frase es sólo una anécdota simpática. Alfonsín se la dijo en medio de un discurso a un manifestante del público que se quejó a los gritos de que el pueblo pasaba hambre, el 4 de agosto de 1987. Sergio Valenzuela, el quejoso en cuestión, volvería a ver al mandatario luego de finalizar su gobierno durante un programa de televisión donde ambos se disculparían por los términos en los que se trataron. Años después Valenzuela dijo que Alfonsín lo había ayudado económicamente en algunas oportunidades.

La foto que simboliza el llamado “Pacto de Olivos”

Con sus errores y aciertos, Alfonsín se fue de este mundo llevándose el respeto de toda la clase política, que se unió el día de su muerte para rendirle homenaje. Menem, Fernando De la Rua, Eduarde Duhalde y Néstor Kirchner asistieron a las exequias al igual que diversos presidentes y ex presidentes latinoamericanos. El gobierno de Cristina Fernández decretó tres días de duelo por su muerte y también los gobiernos de Paraguay y Perú.

Alguna vez dijo “sigan las ideas, no sigan a hombres. Fue y es siempre mi mensaje a los jóvenes. Porque los hombres pasan, pero las ideas quedan y se transforman en antorchas que mantienen viva a la política democrática”.

 

2 Comments

Comments are closed.

También puede interesarte